martes, 14 de mayo de 2013

Aterrizajes forzosos, golpes y un buen vuelo

 Una vez que arreglé a Palo y lo volé en condiciones, me gustó mucho. Vuela muy despacio y en general responde despacio también. Ésto es bueno para evitar maniobras bruscas, pero también le impide salir rápido de situaciones complicadas.



 Pero este vuelo no lo conseguí a la primera. Aún soy un "piloto" muy novato, y mis avioncitos tienen que sufrir las consecuencias...


¡Aquí vienen los golpes!
 
1  A poco de despegar el vuelo, el brazo del servo se soltó y perdí el control de la cola! Me olvidé de poner el tornillo que sujeta el brazo del servo al propio servo; sólo podía subir o bajar.






2   Le dí mucho mando a la cola y metí al avión en un rizo. Se estrelló de morros.







3   Después del aporrizaje del primer vídeo, las alas no eran lo suficientemente simétricas, y no tenía mando suficiente para contrarrestarlo. El avión giró en todo momento hacia la derecha, con la cola solo podía hacer que girara más o menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada